El Sistema de la Defensa Civil cubana

La Ley 75 de la Defensa Nacional establece la Defensa Civil (DC) como un sistema de medidas defensivas de carácter estatal, en tiempo de paz o situaciones excepcionales, con el propósito de proteger a la población y la economía nacional contra los medios de destrucción enemigos, en casos de desastre y ante el deterioro del medio ambiente. También comprende la realización de los trabajos de salvamento y reparación urgente de averías en los focos de destrucción o contaminación.

El Sistema de la Defensa Civil tiene sustento en la base jurídica del país. Tal es el caso del Decreto Ley 170 sobre el Sistema de Medidas de la Defensa Civil, que complementa a la citada Ley 75 en aspectos fundamentales como: la dirección, organización, planificación y ejecución de las medidas de la Defensa Civil, el papel y lugar de los órganos y organismos estatales, las entidades económicas e instituciones sociales en relación con el cumplimiento de esas medidas, y el establecimiento de las fases para la protección de la población y la economía en caso de desastres.

El desarrollo del Sistema de Medidas de la Defensa Civil tiene como premisa la organización territorial e institucional. Esto exige su creación en órganos y organismos estatales, entidades económicas e instituciones sociales y en los territorios. Así, el sistema se organiza en las zonas de defensa, municipios y provincias.

El Presidente del Consejo de Estado dirige la Defensa Civil mediante el Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, quien para ello cuenta con el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, principal órgano de dirección del sistema.
Los presidentes de las asambleas provinciales y municipales del Poder Popular son los jefes de la Defensa Civil en el territorio correspondiente. Ellos se apoyan en los órganos de la DC, compuestos por oficiales y funcionarios subordinados a las regiones y sectores militares.

En los órganos y organismos estatales, las entidades económicas e instituciones sociales, los máximos dirigentes responden por el cumplimiento de las medidas de la Defensa Civil. Estas son de obligatorio cumplimiento en todos los niveles y para la población. En los mandos, unidades militares y demás entidades de las FAR también se organizan y su ejecución recae sobre los jefes.

Las misiones fundamentales de la DC están encaminadas a la protección de la población, la economía y la realización de los trabajos de salvamento y reparación urgente de averías.
Lo esencial radica en la protección de la población contra desastres, mediante la reducción del impacto. En tiempo de guerra, debe ser protegida de los medios de destrucción del enemigo.

En lo económico, la DC busca crear las condiciones necesarias para proteger los recursos de los centros productivos y de servicios, así como los de las FAR. Asimismo, prioriza la estabilidad del trabajo y la continuación de las misiones planteadas ante dichas situaciones.

Los trabajos de salvamento y reparación urgente de averías permiten socorrer al ser humano y enfrentar los desperfectos que impidan o dificulten la inmediatez de las actividades de salvamento. También posibilitan aminorar la magnitud y consecuencias de los sucesos.

Para cumplir las misiones, se desarrollan un grupo de medidas de la Defensa Civil, las cuales persiguen dos objetivos esenciales.

El primero es la protección de las personas y sus bienes durante situaciones de desastres y de guerra. Para ello se acometen las acciones siguientes:

a)Transmisión del aviso.
b)Protección en obras protectoras.
c)Distribución de medios individuales de protección.
d)Evacuación hacia zonas seguras.
e)Desconcentración temporal a lugares menos amenazados.
f)Reducción y control de los riesgos producidos por sustancias peligrosas.
g)Preparación de los ciudadanos sobre las normas de conducta a cumplir.
h)Rescate y salvamento de personas en los focos de destrucción y zonas de desastres.
i)Medidas higiénico-sanitarias y antiepidémicas.
j)Preservación de los bienes personales.
El segundo corresponde a la protección de la infraestructura social, la economía y los recursos naturales, en las situaciones de desastres y de guerra. Tal objetivo se concreta mediante actividades como:
a)Protección de los sistemas, objetivos y recursos vitales (instalaciones, equipos, maquinarias, materias primas, reservas de alimentos y medicamentos, productos de la biotecnología, fuentes y reservas de agua, sistemas electroenergéticos, de infocomunicaciones, salud, transporte y otros).
b)Preservación de las plantas y su producción (medidas fitosanitarias y agrotécnicas).
c)Preservación de la economía animal (medidas zootécnicas, veterinarias y de evacuación).
d)Evacuación de los recursos materiales expuestos a riesgos.
e)Protección del patrimonio cultural, científico-tecnológico y financiero.
f)Rehabilitación de la producción, los servicios y la infraestructura social (reparación de averías, el restablecimiento de los servicios vitales a la población).

La participación de las FAR en interés del Sistema de Medidas de la Defensa Civil, se materializa mediante el cumplimiento de las misiones de apoyo y las acciones de enfrentamiento, con el personal y medios adecuados y disponibles en las unidades.

Relativo a lo anterior, las FAR cumplen misiones de exploración, evacuación, rescate y salvamento, empleando medios aéreos, vehículos anfibios y de transporte automotor de gran capacidad de paso. La institución emplea medios aéreos en la extinción de grandes incendios rurales; contribuye a la liquidación de consecuencias en general. En la lucha contra epidemias de diversos tipos, juegan un importante papel los servicios médicos y las unidades ingenieras y de protección contra armas de exterminio en masa.

Se proyecta la creación de un sistema defensivo territorial a lo largo y ancho del país, desde el nivel de la nación hasta la zona de defensa. De esta manera se fusiona todo el poder político-militar y económico en órganos de mando y dirección necesarios y eficientes para enfrentar situaciones excepcionales.

Enlaces directos