La Ciencia: fortaleza de las FAR

Por mayor Dunia Cardosa García / 14-01-2020

En ocasión del Día de la Ciencia Cubana, el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (Minfar), laureó la obra científica desplegada por sus integrantes, que durante el 2019 investigaron temáticas para el fortalecimiento de la capacidad y disposición combativas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).


Efectuado en la sede del Minfar, el homenaje estuvo presidido por el general de cuerpo de ejército Álvaro López Miera, viceministro primero de las FAR y jefe del Estado Mayor General, acompañado por la ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente Elsa Rosa Pérez Montoya, jefes, oficiales y cuadros civiles.

Recibieron sus certificados de reconocimiento los investigadores con mejores resultados de la Ciencia, Tecnología e Innovación, en estudios que abarcan las ramas de las Ciencias Militares y Técnicas.

Durante el evento se entregó la Orden Carlos J. Finlay, conferida por Decreto Presidencial, a siete destacados investigadores y profesores vinculados de los Servicios Médicos de las FAR.

La jornada sirvió para agasajar a los merecedores de la categoría científica de Profesor Titular y Auxiliar, así como los que alcanzaron el grado de Doctor en Ciencias en diferentes especialidades.

El general de brigada Marcelo Pérez Pérez, segundo jefe de la Dirección Política de las FAR, entregó el Sello Forjadores del Futuro a siete jóvenes. “Compromiso con las FAR, el pueblo y la Revolución representa este premio, el cual influye en la invulnerabilidad militar del país”, destacó el capitán Eliades Mora Marín.

En las palabras centrales del acto, el coronel Jesús Reyes Ríos, jefe de la Secretaría de Ciencia y Tecnología del Minfar, destacó: “La superación y preservación de los investigadores es una inversión estratégica, de alto costo y a largo plazo; se trata de personas muy demandadas por su capacidad para explicar, transformar y pronosticar la realidad. Sin capacidades científicas no será posible asimilar las tecnologías y conocimientos emergentes”.

La actividad de Ciencia e Innovación Tecnológica en las FAR tiene sus antecedentes más inmediatos en la etapa de la guerra de liberación. Motivados por la necesidad de contar con un armamento capaz de contrarrestar la superioridad técnica del enemigo, los combatientes rebeldes supieron adaptar el escaso material de guerra con que se contaba, obteniendo resultados importantes como la granada M-26, la confección de diferentes tipos de minas y la construcción del vehículo blindado Dragón-1, empleado por el comandante Camilo Cienfuegos en la toma de Yaguajay.

Enlaces directos