Sesenta años reflejando el rostro del pueblo (+ Portadas)

Por teniente Brenda de la Caridad Barranco Borroto / 03-05-2019

Corría el mes de abril del año 1959. La naciente Revolución Cubana necesitaba librar una batalla ideológica contra quienes se oponían al cambio, precisamente porque los medios de prensa eran privados y pretendían cambiar el curso o detener la marcha del proceso. Y así, como cuando una madre da a luz, surge Verde Olivo.

Sin dudas, uno de los elementos más importantes en una publicación periódica es la selección de la portada. Este factor es clave para llegar al destinatario, constituye una carta de presentación.

En su inicio dicho medio contaba con formato de tabloide, poco después pasó a ser una revista. En lo que a iconografías delanteras se refiere, es notable el empleo de imágenes, caricaturas y otros recursos gráficos.

Desde el punto de vista de diseño se caracterizó por los planos de colores de fondo en el título y la tipografía Sans Serif o de palo seco.

A partir de la década de los años 80 se aprecia una nueva forma de diseñar la visualidad. Las instantáneas muestran a los principales líderes de la Revolución, también al soldado, al campesino, la mujer, la familia, nuestras costumbres, cultura e ideales, en fin, el rostro de la Patria.

Verde Olivo cumple sesenta años. Durante este tiempo ha divulgado las tradiciones patrióticas, militares e internacionalistas del pueblo. Sus exteriores han permitido que, a simple vista el lector, imagine la historia principal y los contenidos implícitos en las páginas interiores. Mediante ellos, el público percibe el desarrollo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del país, además constata los momentos más relevantes de la Revolución.

Su selección es variable, porque se utilizan fotografías de tipo documental, retratos, diseños gráficos, obras de arte….

Dichos recursos forman parte de la idiosincrasia de la línea editorial. Lograr su identidad, es fruto del empeño y tesón del colectivo, al apegarse a un concepto que, aunque evoluciona, mantiene la esencia de la revista.

Este Órgano de Prensa triunfó porque supo buscar nuevas oportunidades, asumió la necesidad de un cambio, se preparó y lo hizo. Si alguien quiere adentrarse en la historia de Cuba, sobre todo en el aspecto militar, tendrá que recurrir a los archivos y hojear las páginas de Verde Olivo, en las cuales aparecen episodios de esta epopeya que comenzó el 10 de octubre de 1868 en la Demajagua y continúa hasta hoy, indetenible.

Enlaces directos