Homenaje a la Gran Revolución Socialista

Por capitán Sonia Regla Pérez Sosa / 20-11-2018

Para conmemorar el ciento un aniversario del triunfo de la Gran Revolución Socialista de Octubre, esa que abrió una nueva era en la historia de la humanidad, se realizó una ceremonia de colocación de ofrendas florales en el Mausoleo al Soldado Internacionalista Soviético.

En el monumento, donde se glorifica el honor y la amistad de quienes lucharon por la independencia cosmopolita, se recordó la significación del proceso que dio participación a obreros, campesinos, soldados y reconoció la igualdad entre el hombre y la mujer.

Durante el acto, al compás del redoblante y el bombo, fueron colocadas ofrendas florales de las repúblicas de Belarús, Azerbaiyán, Kazajstán y la Federación de Rusia, para homenajear a los caídos y conmemorar uno de los acontecimientos más trascendentales del siglo XX.

El Excelentísimo Señor Alexander N. Alexandrov, embajador bielorruso en Cuba evocó la importancia de inmortalizar esta fecha para mantener la memoria histórica y resaltar el heroísmo de los pueblos, porque al aprender de la Historia Universal se pueden evitar nuevas amenazas.

Al mismo tiempo, destacó el papel de las nuevas generaciones capaces de hacer más eficaces las luchas actuales, sobre todo al no olvidar que elementos de la vida actual como la lucha por los derechos de los obreros, el acceso a la educación, la atención médica y el trabajo, proceden de aquella época.

Posteriormente, el general de brigada Ernest Feijoo Eiro, segundo jefe de dirección de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), significó cómo esta revolución socialista les dio a otros países explotados del Tercer Mundo un ejemplo a seguir, entre ellos, Cuba.

Por esta razón, precisó Feijoo Eiro: “La fraternidad combativa que hoy nos hermana, está forjada en la defensa y consolidación de una sociedad de justicia, cimentada por la sangre común que hemos derramado en el cumplimiento con honor del sagrado deber internacionalista que servirán de permanente educación a las generaciones presentes y futuras”.

Además, hizo referencia a la alianza del pueblo cubano con los países de la otrora Unión Soviética, por sus gestos de desprendimiento, símbolo de la solidaridad y hermandad.

Los asistentes al acto, entre ellos una representación del cuerpo diplomático acreditado en Cuba, así como jefes y oficiales de las FAR y el Ministerio del Interior, reafirmaron su deber con la historia de la nación y el mundo, con la colocación de flores en cada túmulo.

La conmemoración estuvo presidida por el general de brigada Jorge Luis Méndez de la Fe, jefe de dirección de la institución armada, así como representantes de las embajadas de Belarús, Azerbaiyán, Kazajstán y Rusia en Cuba y el Héroe de la República de Cuba Fernando González Llort, presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos.

Enlaces directos