Novedoso sistema de alerta temprana en las cuencas de Zaza y Agabama

Por Luis Herrera Yanes / 02-11-2018

Las intensas lluvias asociadas a los huracanes Gustav e Ike y a la tormenta tropical Fay, en agosto y septiembre del 2008, provocaron inundaciones en extensas áreas agropecuarias de la región central de Cuba. Miles de personas fueron evacuadas a tiempo y millares de cabezas de ganado y otros recursos econó-micos se pusieron a buen recaudo.



También los fuertes aguaceros ocurridos en mayo de 2012, en el centro del país, como consecuencia de una vaguada, pusieron a prueba la capacidad de respuesta del Sistema de Defensa Civil de las provincias de Villa Clara y Sancti Spíritus, debido a la insuficiente e ineficaz red de estaciones hidrometeorológicas existentes entonces y la falta de metodologías que permitieran elaborar un pronóstico certero, que posibilitara avizorar la magnitud de las inundaciones que en un breve tiempo arrasarían las cuencas Zaza y Agabama. En esta oportunidad fue preciso realizar la evacuación de las cerca de treinta nueve mil personas que residen en las márgenes de dichos ríos, bajo torrenciales aguaceros.

La magnitud de las precipitaciones fue tal que en las cuarenta y ocho horas de los días 23 y 24 de mayo de 2012, el municipio de Trinidad tuvo un acumulado de 651.7 mm. Fomento, Cabaiguán y La Sierpe estuvieron por encima de los cuatrocientos cincuenta y la provincia de Sancti Spíritus 433.8.

Al examinar un grupo de pluviómetros situados en las cuencas de los ríos Zaza y Agabama, se aprecia que el de Condado registró 1 138 mm en tan escaso tiempo; más de ochocientos recopilaron esos equipos en Zaza del Medio, presa Zaza, Sancti Spíritus ciudad, y presa Siguaney; por encima de los setecientos mm se enmarcaron Caracusey, Tuinucú, presa Tuinucú en el municipio de Cabaiguán, Guayos, Santa Lucía, Guasimal y el Aliviadero del río Cayajaná. Lluvias superiores a los seiscientos se reportaron en Rafael Alfonso, Banao, y cercanas o por encima de los quinientos en Agabama, Fomento, Tunas de Zaza, presas Banao II e Higuanojo.

Esas realidades, asociadas a diversos factores que influyen en la manifestación de peligro de inundaciones por intensas lluvias en estos ríos muy caudalosos, ta¬les como grandes llanuras, escaso encajamiento de los cauces y poco tiempo de concentración de las avenidas, además de la recurrencia de estos eventos, sobre todo en la última década, condujeron a la toma de decisión por el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil de instrumentar el proyecto Forsat: Fortalecimiento del Sistema de Alerta Temprana (SAT) hidrometeorológico de las cuencas Zaza y Agabama, de conjunto con el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, el Instituto de Meteorología y otras entidades del país, con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Programa de Preparación ante Desastres del Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (DIPECHO, por sus siglas en inglés), que lo financia.

En los Centros Meteorológicos de las provincias de Villa Clara y Sancti Spíritus, por donde se desplazan los ríos de marras, se va a fortalecer el sistema de observación meteorológica y las comunicaciones, con el montaje de modernos equipos, entre ellos Estaciones Satelitales de Órbita Polar, que posibilitarán visualizar y vaticinar posibles eventos de lluvias intensas vinculados sobre todo a vaguadas y otros fenómenos meteorológicos más difíciles de pronosticar que los huracanes.

Con el proyecto Forsat está previsto montar también este año en las provincias de Sancti Spíritus y Villa Clara catorce pluviómetros convencionales con equipos de radio VHF para la transferencia de datos, así como veintiséis estaciones automáticas con tecnología de punta, que transmitirán la información de la lluvia y los niveles de los ríos y embalses en tiempo real, al Puesto de Dirección de Recursos Hidráulicos de cada territorio y desde allí, cada cinco minutos si es preciso,se enviarían partes y pronósticos hidrológicos al Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, al Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos y a los Centros de Gestión de Reducción de Riesgos de los gobiernos locales, información que se cruzaría entre las instituciones de ambos territorios. El sistema de comunicaciones RLAN permitirá entrelazar en tiempo real las puntas de los decisores, los medidores, los analizadores y los pronosticadores, de modo que se facilite la información para la toma de decisiones en el sistema de alerta temprana, además, que la plataforma de datos entre actores de SAT brinde sus facilidades a los actores del terreno.

Mientras llegan los equipos, que deben montarse a fines del actual año 2016, continúan las acciones de preparación del personal vinculado con el proyecto Forsat, en talleres organizados y dirigidos por especialistas del PNUD, de conjunto con los organismos nacionales implicados. También se encuentran en proceso de elaboración procedimientos e instructivas para garantizar la gestión eficiente del SAP. Asimismo, los representantes de la comisión europea han intercambiado con los pobladores en algunas de las quince comunidades que se beneficiarán con el novedoso Sistema de Alerta Temprana.

Enlaces directos