John Bolton y el verdadero “modelo libio” para Corea del Norte

Por: Máximo Ramírez Samper / 15-05-2018

Desde hace un tiempo lo viene diciendo. Ante la cadena televisiva Fox News, ante la CBS, a la gran prensa de su país: el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, entiende que la vía idónea para que Corea del Norte se deshaga de su programa de armas nucleares es la que se siguió con Libia entre los años 2003 y 2004, cuando la nación norteafricana renunció a su programa de armas químicas y a su limitado programa militar nuclear.

Las exigencias de Bolton responden a declaraciones públicas del líder norcoreano, Kim Jong un, reafirmadas en la Cumbre Intercoreana del 27 de abril último, donde señaló que su país está dispuesto a negociar la desnuclearización de la península coreana. Se prevé que a finales de mayo o junio se reúnan Trump y Kim y ese será un tema clave del encuentro.

Bolton ha explicado que Corea del Norte deberá entregar a organismos internacionales su programa nuclear militar; abandonar el enriquecimiento de uranio y plutonio; cerrar y desmantelar sus instalaciones nucleares y sobre todo, autorizar la verificación in situ con la presencia de observadores estadounidenses de que lo anterior se ha cumplido y se seguirá cumpliendo.

Pero no es suficiente. Corea del Norte también debe abandonar su presunto programa de armas químicas y biológicas; liberar a “rehenes estadounidenses”, y dejar de “secuestrar a ciudadanos japoneses”, entre otras demandas.

Esto es lo que debe hacer Corea del Norte, según el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., para dar “pruebas fehacientes” de su voluntad real de desnuclearizarse. Solo así EE.UU.y levantaría sanciones económicas y presiones políticas que permitirían a esa nación rehacer su maltrecha economía, en gran medida derivada de esas sanciones.

Sin embargo, ¿qué quiere decir realmente Bolton cuando habla del “modelo libio” para Corea del Norte?

Antes de la posible respuesta, precisamos que EE.UU. exige de Norcorea concesiones unilaterales. Al ser interrogado por la Fox News, el 29 de abril pasado, Bolton dejó claro que las acciones que su país espera de esa nación no implican la retirada de las tropas estadounidenses de Corea del Sur; tampoco que EE.UU. no desplegará allí medios aéreos y navales con capacidad para portar armas nucleares; mucho menos el compromiso de que EE.UU. no atacará a Corea del Norte.

Así de increíble es el doble rasero en la actual política internacional.

De vuelta a la pregunta y su probable respuesta. Lo que no dijo Bolton cuando habló de “modelo libio” para Corea del Norte es que ese modelo no cerró en 2004, cuando Libia se declaró libre de armas químicas, ya no podía conseguir el arma nuclear y era “amigo” de Occidente.
Lo que no ha dicho Bolton es que el “modelo libio” lo cerraron realmente EE.UU., Reino Unido, Francia y otros, en el 2011.

Sucedió siete años después cuando, tras una eficaz campaña de Guerra No Convencional contra Libia, en la que lograron desarrollar y apoyar un movimiento insurgente contra Muamar el Gadafi, una coalición internacional liderada por EE.UU., con la infeliz venia del Consejo de Seguridad de la ONU, inició una intensa campaña aérea y coheteril contra el Gobierno libio, que puso fin a su existencia y al avence y estabilidad de ese país, un referente para todo el continente africano.

Libia fue quizás la campaña de Guerra No Convencional más eficaz ejecutada por EE.UU. en varias décadas. Al respecto, en noviembre de 2011, el entonces presidente Barack Obama señaló: “Consideramos más legítimo y efectivo que un cambio de gobierno lo lleve a cabo un movimiento político interno y no EE.UU. u otras potencias extranjeras”.

Todavía recordamos, y no podemos olvidar, la captura, humillación y ejecución del líder Iibio, prácticamente ante las cámaras de TV, así como la euforia también ante las cámaras de la entonces jefa de la diplomacia norteamericana, Hillary Clinton, al conocer la noticia. Triste reacción de alguien cuya responsabilidad debería ser luchar por la paz, el diálogo y el respeto a la autodeterminación.

Este es el verdadero “modelo Iibio” de que habla Bolton, el que acabó con el derrocamiento de Gadafi. El mismo que quisieran aplicar a Corea del Norte, Cuba, Nicaragua, Venezuela e Irán y a todos los que apuesten por la soberanía y la independencia.

Ante esta realidad vuelven a la mente las palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz ese que viajaba al futuro y regresaba para contarnos cuando en el Primer Congreso del PCC, en 1975, señaló: “Mientras exista el imperialismo, el Partido, el Estado y el pueblo les prestarán a los servicios de la defensa la máxima atención. La guardia revolucionaria no se descuidará jamás. La historia enseña con demasiada elocuencia que los que olvidan este principio no sobreviven al error.”

Ojalá esa idea haya calado en otros como en nosotros. La defensa no puede descuidarse jamás y las concesiones unilaterales pocas veces llevan a buen puerto.

Enlaces directos