Los cuatro malos consejos que Bolton podría dar a Trump

José Ramón Rodríguez Ruiz / 11-04-2018

A raíz del nombramiento por parte del magnate presidente de EE.UU. Donald Trump, de Jonh Bolton como nuevo asesor de Seguridad Nacional (el tercero en ocupar ese puesto), varios medios de prensa comenzaron a utilizar el término “gabinete de guerra”, para referirse al círculo de subalternos que Trump se ha asegurado a su alrededor en las últimas semanas.

No se ponen de acuerdo los medios de la gran prensa sobre quiénes serán los consejeros más escuchados en este nuevo escenario que se configura donde, según la propia prensa del Norte, se ha reducido el “círculo de adultos” en torno al Presidente.

Sea su hija Ivanka, su yerno Jared Kushner o su recién nombrado secretario de Estado, Mike Pompeo, lo cierto es que el protagonista de la última nominación de Trump, John Bolton, ocupará un importante asiento en ese reducido grupo de personas que deberán apoyar al Presidente en la toma de difíciles decisiones en esta compleja época y, a juzgar por su hoja de servicios, que incluye cargos en las administraciones Reagan, Bush (padre), Bush (hijo) y varias posiciones dentro de la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID), el nuevo halcón en posarse en la Casa Blanca podría equivocarse garrafalmente en varios temas.

Veamos solo cuatro de ellos.

Tema 1: República Popular Democrática de Corea

John Bolton estará sentado bien cerca de Donald Trump cuando este se reúna con el líder norcoreano Kim Jong-un en mayo próximo, si todo sale según lo planeado.

En un sorprendente giro de los eventos, lo que parecía un camino sin escape a la guerra nuclear, ha enrumbado nuevamente a la esperanza de la paz, sin que ello quiera decir que EE.UU. abandonará sus pretensiones belicistas contra la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Pero el hombre que Donald Trump ha elegido para aconsejarle en materia de seguridad nacional podría ser el responsable de que suenen de nuevo los tambores de guerra.

Lo cierto es que Bolton es un partidario de la guerra contra la RPDC y en más de una ocasión ha llamado a un ataque preventivo contra el “régimen” norcoreano, según apunta la revista The Atlantic.

De hecho, Bolton ha detallado sus opciones para la RPDC, proponiendo tres: destruir las instalaciones nucleares, derribar una prueba de misil balístico y el magnicidio del líder norcoreano.

Al parecer el halcón no se anda con miramientos y bien cabe preguntarse cómo podría un hombre con estas posturas sentarse en la mesa a construir consensos para la paz.

Según el diario británico The Guardian, Bolton reconoce que las represalias del Norte ante un hecho como los propuestos tendrían efectos devastadores en la población civil de Corea del Sur pero pese a ello ha insistido en que “ningún gobierno extranjero, ni siquiera un aliado cercano, puede vetar una acción para proteger a los estadounidenses de las armas nucleares de Kim Jong-un”.

Pronto sabremos si una cosa es con guitarra y otra con violín, cuando comiencen a materializarse las decisiones impulsadas por el nuevo consejero.

Tema 2: Irán

Hace alrededor de ocho meses, en una reunión en París con un grupo de exiliados iraníes integrantes de una organización patrocinada por EE.UU. en función del cambio de régimen en la República Islámica de Irán, John Bolton, el mismo que Trump acaba de elegir para aconsejarle les prometió que en 2019 estarían celebrando en Teherán.

Para Bolton, la administración Trump debía abrazar la opción de cambio de régimen que ese grupo propone como un hecho inminente y considerarlos una alternativa viable.

Para varios analistas, el hecho de que personajes como Bolton y Mike Pompeo estén escalando dentro de la actual administración, significa que el acuerdo entre EE.UU. e Irán, uno de los legados más relevantes del mandato Obama, estará pronto muerto y enterrado.
Según recoge The Intercept, al conocer el nombramiento de Bolton, Trita Parsi, líder del Consejo Nacional Iraní Estadounidense escribió en Twitter: “Señores seamos claros, el nombramiento de Bolton es esencialmente una declaración de guerra a Irán”.

Para Trump, quien ya se ha mostrado deseoso de acabar con el acuerdo nuclear, los consejos de Bolton podrían ser música para sus oídos.
Pero es que Bolton ha sido partidario no solo de eliminar el trato con Teherán, sino además, de bombardear la nación persa y lleva más de diez años llamando a que EE.UU. ayude a derrocar el gobierno iraní mediante el apoyo a grupos de “oposición”. “El comportamiento y los objetivos del régimen no cambiarán y por ello la solución es cambiar el régimen mismo”, declaró Bolton a uno de estos grupos en París, augurando que ello debe ocurrir antes del 40 aniversario de la Revolución Iraní, a celebrarse el 11 de febrero de 2019.

No parece ser un individuo que repare en consecuencias. Para Jonh Bolton todo lo que EE.UU. ha hecho para derrocar gobiernos en Iraq, Libia, Irán y Siria es correcto y si acaso hubiera lecciones negativas, los errores cometidos ofrecerían experiencias de qué hacer en el futuro luego de que un régimen sea derrocado, sentenció en entrevista a la cadena Fox News.

Continuará…

Enlaces directos