John Bolton: “noticias falsas” y “poder duro” se adueñan de la Casa Blanca

Por: Máximo Ramírez Samper / 05-04-2018

El 9 de abril, John Bolton asumirá como nuevo asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, quien contradictoriamente se jacta de ser “crítico” de las noticias falsas (fake news). ¿Será que no sabe –dicen que el presidente no lee mucho– que Bolton es un experto en ellas?

Vale recordar que a inicios de los años 2000, el expresidente James Carter visitó instalaciones científicas cubanas, por invitación del líder histórico de la Revolución Cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, como parte de las medidas tomadas por el Gobierno de la Isla para desmentir ante la comunidad internacional las “fake news” de Bolton contra Cuba, a la que acusó de desarrollar un programa de armas biológicas y de compartirlo con terceros países.

Si recordamos que este fue uno de los pretextos esgrimidos por EE.UU. para invadir y destruir a Iraq en 2003, podemos entender la urgencia de desmontar aquella campaña anticubana que puede repetirse, esta vez quién sabe con qué mentira, como la más reciente de los ataques sónicos, que contarían con el resuelto apoyo de Marco Rubio, los Díaz-Balart y compañía.

La peor medida

Un vistazo a la prensa estadounidense alcanza para apreciar la polarización que existe, incluso dentro de EE.UU., en torno a esta decisión de Trump. Precisamente James Carter estimó que se trata de “una de las peores medidas”¹ que ha tomado el magnate que lidera hoy los destinos de EE.UU..

Sin embargo, no solo Carter lamenta la Ilegada de Bolton a la Casa Blanca. El Almirante retirado de la Marina de Guerra Norteamericana, James Stavridis, también ha señalado en la prensa estadounidense lo peligrosa que resulta esta movida en el ajedrez Trumpiano.

Para quienes no lo conocen, Stavridis fue jefe del Comando Sur y del Comando de Europa de EE.UU., desde el cual también se desempeñó como jefe de las fuerzas de la OTAN.

Suficiente para entender que no hablamos de un pacifista o un izquierdista, sino de un representante del “sistema”, aunque desde posiciones más sutiles, pero igual de peligrosas. Stavridis promueve y defiende el lIamado “poder blando o poder inteligente” y lo puso en práctica a su paso por el Comando Sur, que tiene como región de atención a América Latina.

Según este militar retirado, Bolton “apela por instinto”, al “hard power” (poder duro). En una reciente entrevista con la cadena MSNBC,1 vaticinó que con el nuevo asesor de Seguridad Nacional “crecerán las tensiones" donde la situación hoy es más que complicada, como el golfo Pérsico, la península de Corea y el mar de China Meridional.

En el caso norcoreano, adelantó que las negociaciones se romperán y que la situación volverá al peligroso nivel de antagonismo que existía antes de las olimpíadas de invierno3, recién concluidas en Corea del Sur.

Pero hablábamos de polarización en cuanto al nombramiento de Bolton. Hay quienes se frotan las manos y hablan de “un gran día” para los admiradores de Ronald Reagan. EI 23 de marzo, “The Washington Post” publicó un artículo de opinión que es para preocuparse.

Su autor Hugh Hewitt, un conservador que ocupó cargos en las administraciones de Richard Nixon y Ronald Reagan, estima que con Bolton debemos esperar “una limpieza” del Consejo de Seguridad Nacional y el arribo de “viejos amigos” de su época de embajador ante la ONU o de cuando trabajó en los departamentos de Estado y Justicia4.

Además, dijo que este representa al reaganismo y es seguidor de la doctrina Weinberger -en referencia al secretario de Defensa de Reagan, Caspar Weinberger- que defendía la tesis de que ese país contase con fuerzas armadas abrumadoras, para desplegarlas “en gran número” hacia cualquier región y actuar de manera decisiva. Para Hewitt, Bolton es “tan inteligente” que superaría en cualquier negociación a los asesores rusos, chinos y norcoreanos.

Incluso, nos dejó saber algo que parece relevante a la luz de los nuevos nombramientos de Trump: Bolton asesoró al próximo secretario de Estado, Mike Pompeo, durante el paso de este por el Congreso, lo que ello confirma que ambas decisiones están lejos de ser una decisión impensada del magnate presidente.

Entonces, no por socorrida pierde validez la frase ya repetida por varios de que “vientos de guerra soplan en la Casa Blanca”. Si pensamos que Trump ha logrado que el presupuesto de defensa de EE.UU. se incremente hasta la insensata cifra de 1700 000 millones de dólares anuales!, que aboga por preservar la paz mediante la fuerza, y que se está rodeando de abanderados del hard power y las fake news, como Bolton y sus “viejos amigos”, podemos concluir que nada bueno provendrá de este país en la arena internacional en los próximos años.

La Guerra no Convencional, que ha sido la primera opción bélica estadounidense en la última década podría, a la vuelta de unos años, cumplir solo una de las funciones para las que fue creada: preparar el terreno para una intervención abierta de las tropas de EEUU en cualquier región del mundo.

EI “poder duro” está de vuelta en la Casa Blanca y fabricará, como es costumbre, las fake news que hagan falta para alcanzar y garantizar sus insaciables intereses de Seguridad Nacional. Bolton es especialista en eso.

Referencias:

1. Newsmax, 26.03.2018 “Carter: Trump hiring Bolton ´One of the worst mistakes´”.

2. MSNBC, 23.03.2018 “Former Admiral James Stavridis: John Bolton will reach for the military”.

3. The Hill, 25.03.2018 “Ex NATO Commander: Buckle up for increased tensions under Bolton”.

4. The Washington Post, 23.03.2018 “John Bolton is a great addition to the White House”.

Enlaces directos