Herederos del Asalto

Artículo / 10-07-2017

La lucha por la independencia de Cuba revela varios 26 de Julio. Determinados acontecimientos fueron la voz de la rebeldía nacional que defendió un proyecto mayor para rescatar a la Isla de la ignominia.

Un siglo antes se respiró en los campos el ímpetu del asalto: ¿el combate de Yara resultó un fracaso? Aquel octubre de 1868 Carlos Manuel de Céspedes terminó a su lado con los doce hombres necesarios para lograr la soberanía. También Maceo convirtió el Pacto del Zanjón en triunfo mambí a través de la Protesta de Baraguá.

Existen reveses militares traducidos en victorias. Su importancia radica en la capacidad de expresar el sentir del pueblo y el espíritu de lucha. El ideal martiano de una república “con todos y para el bien de todos” define nuestros principios.

Parecía que el Apóstol moriría en el año de su centenario, pero los jóvenes, en mayo, lo colocaron en el pico más alto de la Patria. Desde allí dirigió la clarinada de la Santa Ana dos meses después y devino faro de luz para la estrella solitaria cuando esta lucía abatida: “Escasos como los montes son los hombres que saben mirar desde ellos y sienten con entraña de nación o de humanidad”.

Otro episodio se abrió paso en Las Coloradas. En 1956 Alegría de Pío anunciaba el fin, pero siete hombres iniciaron junto a Fidel la conquista de la Sierra Maestra. El programa defendido el 26 de Julio desterró de la Isla la miseria, insalubridad, opresión extranjera, desempleo y analfabetismo.

A 64 años, el suceso guía los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido Comunista de Cuba, y la actualización del modelo económico y social cubano de desarrollo socialista. Sus ideas presiden la actual batalla ideológica. No consiste solo en resguardar lo adquirido, sino en perfeccionar nuestro avance.

Lejos de pertenecer al pasado, la tradición patriótica nos enseña a encarar reveses y a entender la estrategia revolucionaria. El ejemplo de la acción vive en el amor por la libertad y la paz, en la unidad de todos, el culto a la dignidad plena del hombre, la solidaridad, el respaldo indiscutible a la Revolución, al socialismo y a los principios legados por Fidel.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias rinden homenaje al 26 de Julio: portamos la firmeza, apoyamos el desarrollo del país, nos mantenemos fieles a la confianza del pueblo y defendemos con Verde Olivo una actitud: ¡Todos los cubanos somos herederos del asalto!

Enlaces directos