Evocar a una mujer imprescindible

Por Bega / 26-06-2017

Vilma Espín Guillois, una mujer imprescindible de su tiempo, fue recordada en el Instituto Técnico Militar José Martí, Orden Carlos J. Finlay, Orden Antonio Maceo, en víspera del 18 de junio, fecha en la cual se conmemora el 10 aniversario de su desaparición física.

“Estos son días en los que se remueve mucho los sentimientos y los recuerdos”, expresó la combatiente de la clandestinidad Asela de los Santos, quien dirigió un panel donde ella junto a otros compañeros de lucha revivieron pasajes de la personalidad y actitud de Vilma contra la dictadura de Fulgencio Batista.

Asela relató momentos poco conocidos de la fundadora de la Federación de Mujeres Cubanas relacionados con sus años de estudiante de la Universidad de Oriente. Al respecto destacó que, a pesar de pertenecer a una clase adinerada, la heroína tenía un carácter sui géneris al tratar a los demás por igual, era muy inteligente, promotora de actividades y disfrutaba resolver un problema matemático.

En esa etapa entabló amistad con Frank País García y demás jóvenes vinculados a labores revolucionarias. Entonces, sus cualidades de líder no tardaron en mostrarse.

Después de la huelga de abril de 1958, Vilma Espín estuvo obligada a incorporarse a los rebeldes en las montañas. Bajo el seudónimo de Deborah participó en numerosas tareas de la clandestinidad como las acciones del alzamiento del 30 de noviembre de 1956 en Santiago de Cuba.

El general de división (r) Antonio Enrique Lussón Batlle hizo alusión al desempeño de Guillois en la organización del II Frente Oriental Frank País, dirigido por el entonces comandante Raúl Castro Ruz, hoy General de Ejército y presidente de los Consejos de Estados y Ministros.

“Además de ser una combatiente mantenía el contacto con el Movimiento 26 de Julio en la clandestinidad y asumía disímiles misiones a la vez”, señaló Lussón Batlle.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) quisieron mantener vivo su ejemplo al realizar esta actividad con la participación de un grupo de compañeros que la conocieron y compartieron junto a ella momentos trascendentales de la historia Patria.

Además asistieron al homenaje el general de brigada (r) José Ramón Fernández Álvarez, la general de brigada (r) Delsa Esther Pueblas Viltre (Tete), jefes de las FAR y una representación femenina de cadetes de los centros docentes de nivel superior de las FAR, estudiantes de las escuelas militares Camilo Cienfuegos y soldados.

Después del triunfo revolucionario de 1959, Vilma Espín promovió la igualdad de derecho de la mujer en la sociedad cubana. Su pensamiento tuvo una dimensión universal.

Como parte del encuentro, el director de la Casa Editorial Verde Olivo, teniente coronel Rigoberto Santiesteban Reina, presentó el libro Contra todo obstáculo de la autoría de la querida Vilma.

El texto, bajo el sello de la homónima editorial, aborda la historia de un conjunto de acciones heroicas sobre los abastecimientos a los frentes guerrilleros, donde la mayoría de los protagonistas resultaron desconocidos por su labor oculta y llena de peligros.

Enlaces directos