Girón abrió la era del socialismo en la profunda retaguardia del imperialismo I

Fragmentos del discurso pronunciado por el entonces ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias general de ejército Raúl Castro Ruz, al conmemorarse el décimo aniversario del ataque a Playa Girón. / 15-04-2017

El 17 de abril de 1961 se inició la invasión mercenaria, preparada y financiada por el imperialismo yanqui, que en menos de setenta y dos horas fue aplastada por la acción victoriosa de nuestro pueblo en las arenas de Playa Girón.

La agresión militar gestada, larga y cuidadosamente por el gobierno de los Estados Unidos, estuvo precedida por una extensa lista de provocaciones, amenazas y crímenes planeados y ejecutados contra nuestro pueblo a partir del triunfo mismo de la Revolución.

Ya desde los primeros días de enero de 1959, al entrar las tropas victoriosas del Ejército Rebelde en La Habana, encabezadas por su Comandante en Jefe, el compañero Fide Castro, los imperialistas se percataron de que no estaban ante una revuelta más, ni ante una simple sustitución de hombres en el equipo del poder; un nuevo tipo de gobierno se había instaurado en Cuba y comenzaba una Revolución verdadera que conmocionaba y destruía las vieja estructuras que ellos habían impuesto en nuestro país.

Hasta ese momento, habían apoyado a Batista con todas sus fuerzas. Le habían suministrado todo tipo de armamentos que sembraron la muerte en nuestros campos y en nuestras montañas. Pero el ejército del tirano, asesorado y armado por los imperialistas, fue derrotado por el Ejército Rebelde y la lucha de todo el pueblo. Intentaron la maniobra de crear un gobierno títere, aparentemente neutral, cuando vieron que todo esfuerzo por preservar aquel régimen de terror era en vano. Pero esta maniobra, tan repetida en su historia de pillaje y cinismo, les fracasó esta vez y a las pocas horas de constituido, se desplomó aquel gobierno ante la huelga general que, al llamado de Fidel desde la provincia de Oriente, mantuvo la clase obrera hasta que el poder estuvo en manos de la Revolución.

Desde entonces las agresiones imperialistas fueron constantes.

Referencia:

Tomado de la revista Verde Olivo, edición 17, 25 de abril de 1971

Enlaces directos