Respuesta Contundente

Por primer teniente Dalia Isabel Giro López / 01-12-2016

Transcurrían los últimos días de agosto de 1960 y los participantes en la VII Conferencia de Cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA), reunidos en la capital costarricense, concebían un documento que declarara el “peligro” representado por Cuba para el hemisferio.

Durante este contexto halló coartada la Declaración de San José de Costa Rica, que atentaba contra la soberanía e independencia de la Isla. Su aprobación contó con el consentimiento de la mayoría de los gobernantes corruptos allí reunidos.

Pero el ofensivo texto encontró respuesta inmediata en los más de un millón de ciudadanos que, provenientes de recónditas zonas del país se congregaron en la Plaza de la Revolución para enfrentar las falacias de la OEA y patentizar su respaldo a la nación.

La Primera Declaración de La Habana, ratificada en Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba, aquel 2 de septiembre de 1960, reveló el sentir de los revolucionarios en voz de su máximo líder, Fidel Castro Ruz.

Además, el histórico pronunciamiento devino réplica contundente a la Declaración de San José; denunció los planes agresivos de Estados Unidos contra la isla caribeña y manifestó la decisión de los ciudadanos de trabajar y luchar por el destino común de la América Latina. Asimismo proclamó la oportunidad y el deber de los pueblos de erradicar de una vez y para siempre el dominio explotador del imperialismo.

Al postular también el derecho del campesino a la tierra, del niño a la educación, del enfermo a recibir asistencia médica, del anciano a disfrutar de una vejez segura, el documento sintetizaba los principios que hasta hoy definen la voluntad de las hijas e hijos de la Patria.

Con la Primera Declaración de La Habana, los cubanos confirmaron su disposición de trabajar y luchar por el futuro de los pueblos de América. Recordado entre los acontecimientos más trascendentales de nuestra historia, el suceso devela una de las mayores demostraciones de apoyo del pueblo a Fidel y la naciente Revolución.

Enlaces directos