Termómetro para la salud cubana

Por Dalia Isabel Giro López / 24-11-2016

A la luz de la ciencia emergió el Centro Nacional de Toxicología (Cenatox). El desarrollo científico técnico ha sido siempre para el país una prioridad.

A sus tres décadas de creado, el 15 de noviembre, el Cenatox continúa desempeñando un papel principal en el diagnóstico y tratamiento de las intoxicaciones, la formación de recursos humanos especializados, la aplicación de medicamentos líderes de la industria farmacéutica y biotecnología cubana; así como de nuevos bioplaguicidas, biofertilizantes y organismos genéticamente modificados que se emplean en la agricultura.

Los méritos acumulados se rememoraron en el acto político cultural en ocasión de su aniversario, efectuado este martes en el teatro del Hospital Militar Central Doctor Carlos J. Finlay, Orden Carlos J. Finlay. Durante la celebración se presentó un audiovisual que recoge la génesis y quehacer humanista del Cenatox en función de mejorar la calidad de vida de la población cubana.

Música y poesía de la mano de los primeros actores Martha Campos y Rolando Núñez agasajaron a fundadores, oficiales de las FAR y representantes de diferentes centros, quienes mantienen estrecha colaboración con el Cenatox.

En la conmemoración recibieron diplomas de reconocimiento el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, Instituto Finlay de Vacunas, Centro de Inmunología Molecular, Grupo Empresarial Labiofam, el Hospital Militar Central Doctor Carlos J. Finlay y Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos.

El doctor Rafael Pérez Cristiá, director de esta última entidad, muestra orgullo por ser fundador y primer director del Cenatox. Expone que el valor de la institución radica en las posibilidades de información que brinda a los ciudadanos y el asesoramiento ante cualquier suceso toxicológico.

“Cuba no contaba con asistencia de Toxicología que pudiera responder a los accidentes químicos, tampoco se formaban especialistas de esta rama”, explica el doctor Rafael Pérez.

El Cenatox ofrece, además, consulta especializada de seguimiento a pacientes con intoxicación aguda, crónica, y a personas expuestas a sustancias tóxicas.

A su vez, tiene un alcance nacional y mejora su tecnología y servicios para enfrentar las enfermedades de etiología tóxica, hace énfasis en la prevención y satisface las necesidades de la población y sus trabajadores.

Convertido en hito, las FAR han acompañado durante este tiempo al Cenatox, centro que permite el desarrollo de las ciencias médicas en Cuba y de las ciencias médicas militares; su accionar asegura la tranquilidad de nuestros combatientes y la población cubana.

Enlaces directos