Protagonistas de historias

Dalia Isabel Giro López / 24-08-2016

Muchos son los realizadores que en interés común han concebido obras apreciables para distinguir el papel de la mujer cubana durante la trayectoria de la Revolución.

Una vez más ellas impulsan la creatividad y el talento, en esta oportunidad atrapados por la periodista Gretel Morales Acosta, quien en colaboración con las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y la Empresa Producciones Trimagen S.A; encontró en las historias de cinco féminas un mensaje para llevarlo a la pequeña pantalla: Se puede ser mujer.

Al estreno del documental, presentado en el Centro Cultural Cinematográfico del ICAIC Fresa y Chocolate, asistió el general de división José A. Carillo Gómez, presidente de la Asociación Nacional de Combatientes de la Revolución Cubana, miembros de la institución armada, trabajadores del Canal Educativo 2, donde se desempeña la joven creadora y por su puesto, las protagonistas del producto presentado.

“Mis mujeres”, al decir de la realizadora: la general de brigada Delsa Esther Puebla Viltre, Teté, la coronel de la reserva Lidia Garrigó Andreu, la teniente coronel Caridad Nápoles Despaigne, la teniente coronel Jovita Flores Cosme y la trabajadora civil Glysi González Reyes. Todas vinculadas a la vida militar que desde diversas labores han superado las adversidades de la vida para actuar al servicio de la Patria.

En estas figuras descolla otra singularidad: el amor y entrega sin límites a la familia, aún en medio de las más difíciles circunstancias. Una cualidad imprescindible si se es verdaderamente revolucionaria, comenta la general Teté.

El Aniversario 56 de la creación de la Federación de Mujeres Cubanas el 23 de agosto devino ocasión especial para televisar, por primera vez el documental, en el Canal Educativo 2. Quienes lo disfrutaron, advirtieron no solo a las integrantes las FAR, sino a todas las mujeres, las que no están, las que actuaron desde el anonimato y las que hoy continúan en defensa de nuestros principios en diversas trincheras.

Si, al decir del maestro: […] “cuando la mujer culta y virtuosa unge la obra con la miel de su cariño, la obra es invencible”. Resulta significativo que desde esa misma fibra, una, aún muy joven, descubra bajo manto colectivo que a todas iguala una máxima irrebatible: se puede ser mujer.

Enlaces directos