Con un manojo de sueños y retos en lo adelante

Por Lissy Rodríguez Guerrero / 21-06-2016

La culminación de una etapa y el inicio de otra, la satisfacción compartida y el orgullo de padres y docentes, el pálpito de que los sueños están a punto de hacerse realidad, signaron este lunes el desarrollo de la graduación aniversario 63 del Asalto a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, de la Escuela Interarmas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) General Antonio Maceo, Orden Antonio Maceo

Con la titulación de más de 400 alumnos de esa institución—el 25 % mujeres—, en especialidades como Ingeniería, Artillería, Inteligencia Militar, Infantería, Tanque, Logística, Intendencia, Tropas Especiales, Protección Contra Armas de Exterminio en Masa, en otras, comenzaron en todo el país las graduaciones de los centros docentes de nivel superior de las FAR, que se concretarán en los próximos días en las carreras de perfil técnico, jurídico, de mando, Ciencias Médicas y la Marina de Guerra Revolucionaria.

Y si bien en dicha ceremonia —a la que asistió el general de cuerpo de ejército Leopoldo Cintra Frías, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y ministro de las FAR— se sucedieron todos los momentos de rigor: entrega de títulos, lectura del juramento por una de las recién licenciadas y luego su ejecución por el resto de los graduados, agasajos… las emociones alcanzaron un matiz diferente en cada uno de ellos.

A los abrazos, lágrimas y hasta pronto que coronaron la jornada, le antecedieron las palabras que el joven artemiseño y teniente Joan Cruz Páez, primer expediente de la especialidad de Artillería Terrestre, admitió a la prensa momentos antes del acto, en cuya esencia latía la satisfacción suya y de su familia por ser un egresado de la casa de altos estudios de las FAR. “Mi compromiso es con la Revolución”, dijo al ser interrogado.

En tanto, la cienfueguera Leyanis Madraza, Título de Oro y primer expediente de la especialidad de Logística, resaltó lo que significa culminar estudios en un centro que ostenta el nombre y la Orden Antonio Maceo. Dar el ejemplo personal a sus subordinados y seguir superándose, constituyen dos desafíos fundamentales a los que alude sin pensarlo dos veces, en plena lógica con lo expresado en las palabras centrales del acto, por el general de brigada Pedro Ondarse Díaz, presidente de la Comisión Ministerial de Exámenes.

“No pierdan el hábito de autosuperarse, de elevar su preparación y ser más exigentes y críticos consigo mismos”, exhortó Ondarse Díaz a los jóvenes, al tiempo que los convidó a continuar cultivando la profesionalidad, disciplina, eficiencia, el pensamiento independiente y la fidelidad a los principios revolucionarios.

Como lección oportuna, les instó a educar, comprender, estimular, motivar y conducir al éxito a sus subordinados, pues “quien pretenda avanzar sin su colectivo se perderá en el camino. El verdadero éxito del jefe se produce cuando su pequeña unidad triunfa y avanza en el cumplimiento de sus misiones y tareas”, expresó.

En la ceremonia —que estuvo dedicada al 90 cumpleaños de Fidel y a los 60 del desembarco de los expedicionarios del yate Granma, y Día de las FAR— los 27 primeros expedientes y tres Títulos de Oro de la institución recibieron la medalla Ignacio Agramonte de Tercera Clase; mientras, otros egresados relevantes de las instituciones docentes de nivel superior de las FAR fueron agasajados por representantes del cuerpo diplomático militar acreditado en Cuba.

Enlaces directos