Aviones de Patria o muerte (III)

Por Isaura Diez Millán / 19-04-2013

Día 19

Adriano Sánchez, uno de los técnicos de Girón, recuerda:“En uno de mis vuelos, el artillero le pide al piloto efectuar otro pase sobre el blanco porque le faltaban balas por tirar. Sobrevolábamos un camión enemigo armado fuertemente en la parte de atrás. Pasábamos por encima de este, pegaditos, y nuestro hombre no hacía fuego: ‘Vuelve otra vez que se me encasquilló la ametralladora’, decía. Al tercer pase sobre los mercenarios, el artillero le comenta al capitán: ‘el problema es que ya no tengo balas’. ¡Imagínate, me jugué la carabela tres veces! El piloto, al ver mi reacción, me da un cigarro y dice: ‘¡Vaya, para que pierdas el nerviosismo!’.

“Con esa misma tripulación, en otra ocasión nos golpean la cabina y el capitán se va para atrás, permanece tieso. Le señalo al artillero: yo creo que le dieron un tiro. Me lanzo sobre los controles, después le toco el cuello y encuentro solo sudor. Le dije entonces al piloto: Oye, no tienes nada. Él empieza a dar brincos para intentar mirar por el cristal, la visibilidad era nula. Ahí mismo cojo un cigarro y le digo: toma, ¡pa' quitarte el nerviosismo! Ese fue el último vuelo de B-26 que hicimos antes de finalizar el combate”.

Enlaces relacionados:
Aviones de Patria o muerte (II)
Aviones de Patria o muerte (I)
Fotorreportaje Preludio invasor y En las propias narices de los Estados Unidos

A las 06:34 horas comienzan las operaciones aéreas. Los bombardeos de los revolucionarios se realizan sobre el poblado y la zona de Playa Girón, por la carretera que conduce al lugar y hasta el entronque de Cayo Ramona. Cinco barcazas resultan hundidas y un camión destruido por el efecto de catorce bombas de 500 libras y 22 cohetes lanzados.

Este día, cuatro B-26 enemigos despegan pilotados por ciudadanos norteamericanos, dos de ellos son derribados. A las 07:28 horas, el capitán Raúl Curbelo, al frente de las operaciones aéreas, le informa al Comandante en Jefe:

- Comandante, la primera patrulla de exploración derribó dos B-26.
- ¿Dos B-26? ¡Bien! ¿Cuántos tienen ya tumbados? ¿Y dónde cayeron los de ellos?
- Al agua, cayeron al mar.
- Al agua. ¿Cuántos tienen tumbados hasta hoy, desde que empezó la aviación?
- Nosotros teníamos calculado cinco, ahora son siete.
- Son ocho en total, pero ustedes siete. ¡Está bueno, tú!


Aproximadamente a las 16:00 horas, aviones de la Fuerza Aérea Revolucionaria identifican movimientos de efectivos mercenarios en el mar. Consideran la posibilidad de un nuevo desembarco, por lo cual abren fuego y de regreso a la base de San Antonio, los pilotos informan la situación.

Fidel, convencido de que se trata de una evacuación, ordena el ataque a los barcos pequeños y no a los norteamericanos, para evitar un conflicto mayor. Seis aviones cubanos partieron hacia la región y atacaron dos embarcaciones de tipo LCI, donde gran cantidad de invasores trataban de reembarcar. La aparición de la aviación posibilita que estas naves emprendan la retirada.

Eloy Veravento, técnico de vuelo en Girón, rememora una de sus últimas misiones: “El capitán nos llama al cadete bombardero y a mí para decirnos: ‘Estas bombas deben dar en el blanco. Mira lo que tienen…’ Escritos sobre ellas estaban los nombres del personal de la fuerza aérea caído en esos días. Nunca olvidaré la satisfacción sentida cuando una acabó con la casucha que servía para la dirección de los mercenarios en Girón”.

Ocho, de los nueve aviones disponibles, participaron en las 24 misiones cumplidas durante el día. Al concluir la jornada, tres T-33, cuatro sea fury y cinco B-26 se hallaban listos para la acción combativa.

Comunicado número cuatro al pueblo de Cuba:

Fuerzas del Ejército Rebelde y de las Milicias Nacionales Revolucionarias tomaron por asalto las últimas posiciones que las fuerzas mercenarias invasoras habían ocupado en el territorio nacional.
Playa Girón, que fue el último punto de los mercenarios, cayo a las cinco y treinta de la tarde.
[…]
El enemigo ha sufrido una aplastante derrota. Una parte de los mercenarios trató de reembarcarse al extranjero en diferentes embarcaciones que fueron hundidas por la Fuerza Aérea Rebelde. El resto de las fuerzas mercenarias, después de sufrir numerosas bajas de muertos y heridos, se dispersó completamente en una región pantanosa donde ninguno tiene escapatoria posible.
[…]
Fidel Castro Ruz
Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias

Día 20

Las 06:50 horas marcan el inicio de las operaciones. La aviación de combate efectúa ocho vuelos de reconocimiento con los cuales cubre la costa norte de Pinar del Río y el sur de La Habana, Ciénaga de Zapata y Cienfuegos. Solo cuatro naves cumplen dichas misiones, aunque al atardecer habían catorce disponibles para combatir.

Los pilotos de los helicópteros reúnen prisioneros para trasladarlos a Cayo Ramona, entre otros lugares. Por orden del Comandante, los dotan de ametralladoras, fusiles y granadas con el fin de favorecer la tarea de peinar la zona en busca de mercenarios.

El 24 de abril de 1961, el presidente estadounidense John F. Kennedy asume la responsabilidad de la invasión mercenaria a Cuba. Una semana después de la victoria, ocurre un hecho inédito en la historia: Fidel Castro Ruz se reúne con los prisioneros capturados. Poco después comienza el proceso de indemnización a la Isla por daños materiales, el cual Estados Unidos nunca completaría.

En Playa Girón, la aviación revolucionaria desempeñó un rol decisivo en la destrucción de las fuerzas y medios desembarcados por el enemigo. Ello, unido a la alta moral de los combatientes y del pueblo, se tradujo en un factor esencial que propició la primera gran derrota militar del imperialismo norteamericano en nuestro continente.

Fuentes consultadas:
- Suárez Pérez, Eugenio y Acela Caner Román: Fidel: Días de Girón, Ediciones Verde Olivo, La Habana, 2001.
- Hernández Garaboto, Jorge y Felipa Suárez: La fuerza aérea en revista Verde Olivo, edición especial 45 años de Girón, La Habana, 2006.
- Suárez Isaac, René: Y los aviones volaron, Casa Editorial Verde Olivo, La Habana, 2010.

Enlaces directos