La camiseta de Antonio Maceo

Por Eduardo M. Bernal Alonso (Historiador del Municipio Boyeros, La Habana) / 07-12-2012

Quien entrara en la sala principal de la Casa Consistorial de Santiago de las Vegas, La Habana, en la etapa prerrevolucionaria, podía observar en la pared de ese recinto un cuadro protegido con un cristal donde se exhibía una joya histórica: la mitad de la camiseta del Titán de Bronce, teñida en varios lugares por la sangre del mambí.


¿Cómo llegó la camiseta de Antonio Maceo a la Alcaldía Municipal? Para encontrar el origen de la donación que puso en manos de las autoridades la valiosa prenda, es necesario remitirse al acta No. 295, levantada en el Cacahual el 18 de septiembre de 1899, por el Dr. Gaspar Barona y Acosta, Notario público del Distrito de Bejucal, durante el proceso de reconocimiento, examen y limpieza de los restos del lugarteniente general Antonio Maceo Grajales y su ayudante, el capitán Francisco Gómez Toro, Panchito, extraídos el día anterior.

En ocasión tan significativa, se entregó a la patriota Magdalena Peñarredonda, comandante del Ejército Libertador y una de las organizadoras del museo Maceo-Gómez, la mitad de la camiseta que vestía el Titán de Bronce, el día del infausto acontecimiento de San Pedro, reliquia que ella situó en un cuadro para su futura exhibición en el proyectado museo.

Transcurridos tres años, en carta al general Máximo Gómez, de 24 de enero de 1903, Magdalena expone que viaja a México y desea poner en sus manos el cuadro con la camiseta de Antonio Maceo que recibiera en el Cacahual.¹

Gómez en su respuesta sugirió enviarla al Ayuntamiento de Santiago de las Vegas. Sin embargo, decidió dirigirse primero a la Comisión Restos Maceo-Gómez para la autorización de su propósito.

Escudriñando en los archivos, tras la pista para esclarecer finalmente cuál fue el destino de esa prenda y evitar reiterados errores y opiniones desacertadas acerca de su procedencia, destinatario y exhibición en Santiago de las Vegas se encontró algunos documentos probatorios que ponen fin a la controversia.

UN NUEVO RECINTO

En los manuscritos consultados en el Archivo Nacional de Cuba aparece una carta de 18 de febrero de 1903, rubricada por José Fernández de Cossío, alcalde de Santiago de las Vegas y dirigida a Máximo Gómez en la que señala: “Muy honrada esta corporación con la entrega que por indicación de usted, le ha hecho la ‘Asociación Patriótica de Damas Cubanas’ de un hermoso cuadro conteniendo la mitad de la camiseta del Mayor General Antonio Maceo que fue encontrada al extraer sus restos […]”.²

Con la solemnidad que el caso requiere se entregó el cuadro al Ayuntamiento. Colocándolo en sitio preferente de la Sala de Sesiones. El 24 de febrero de 1903, a las ocho de la mañana inició el acto de situar tan preciada prenda en el lugar designado, conmemorando así esta fecha tan gloriosa de la Patria.

Esta se mantuvo en el Salón de Actos de la Casa Consistorial, desde 1903 hasta la década del sesenta cuando fue trasladada provisionalmente al Museo Municipal, convertido desde entonces en su guardián y conservador.

Algunas personalidades de la cultura y el periodismo del territorio, preocupados por su conservación, alzaron la voz reclamando mejores condiciones para exhibirla.

Durante una visita de especialistas del Departamento Provincial de Patrimonio al Museo Histórico Municipal Francisco Fina García, se recomendó que dicha reliquia histórica debiera exhibirse en un ambiente más favorable; preferentemente en un lugar climatizado para evitar su marcado deterioro por las manchas de sangre.

La idea fue aceptada por el Consejo Regional de Cultura. En el libro de donaciones existente en el Museo de la Revolución, consta el acta donde se consigna que el donativo lo realiza Helio Orovio Díaz, ilustre personalidad de la Cultura Cubana y de Santiago de las Vegas, en representación de dicha institución.³

Reflexionando a la distancia de un contexto de más de tres décadas, este fue el argumento que determinó el traslado a un lugar con condiciones óptimas para su protección y cuidado.

FUENTES:

¹ -Archivo Nacional de Cuba, Fondo Máximo Gómez , No. 153, Legajo 30.
² -Archivo Nacional de Cuba, Fondo Máximo Gómez, No. 4310, Legajo 37, folio 30.
³ -Dirección del Museo de la Revolución. Libro de donaciones. Acta No. 740, 11 de agosto de 1966.

Enlaces directos