Una jovencita de medio siglo

Por Isaura Diez / 17-07-2012

El próximo 31 de julio llegará a La Habana un huracán. Categoría 50 en la escala de los aniversarios. Trae vientos sostenidos de entrega y altruismo, rachas superiores a todo sacrificio antes pensado. Una nube de prevención le acompaña, lluvia benéfica que no inundará calles ni derrumbará casas. Abrazará al pueblo la brisa de alerta temprana y la seguridad que le ofrece la Defensa Civil cubana.

Errores y aciertos, amores y desengaños. En 1962 la idea de defender a la nación de las agresiones del enemigo deriva en la creación de la Defensa Popular.Sin embargo, las consecuencias negativas del paso por la Isla del ciclón Flora al año siguiente, marcan un punto de giro en la concepción de la mencionada institución.

Comienzan a considerarse las situaciones de desastres relacionadas con eventos hidrometeorológicos, sanitarios, tecnológicos, entre otros, como parte del campo de acción de la recién creada Defensa Civil de Cuba (DCC). Proteger a los ciudadanos y los bienes del Estado son premisas desde su surgimiento.

El propio desarrollo socioeconómico del país marca la evolución de esta entidad. A ello se une la cohesión entre los diferentes niveles de dirección de los territorios como sistema que garantiza la respuesta eficiente. De igual forma sucede con la prevención, factor clave en la formación de un ciudadano más consciente.

¿Dónde radica el secreto de nuestra Defensa Civil? Su estado mayor luce apacible al costado del Cristo de La Habana. Recibe la ciudad una doble bendición.

El coronel Macareño, segundo jefe del Estado Mayor Nacional de la DC, en entrevista a la revista Verde Olivo, valora de muchos más los desafíos venideros que los logros.

Según el directivo, aunque las estadísticas refieran pocas o ninguna pérdida de vidas humanas durante determinada situación de desastres, es preciso mejorar la preparación de los directivos a los diferentes niveles.

De igual forma, se impone dar un uso efectivo a los Centros de Gestión para la Reducción de Riesgo que se han creado en los territorios con el objetivo de identificar las vulnerabilidades.

Resulta válido mencionar los éxitos en cuanto a la vinculación de los niños desde edad escolar con los temas de DCC, la intersectorialidad y el compromiso de todos los ministerios con la protección de los cubanos.

La confianza depositada en la Defensa Civil por el pueblo de la Isla deviene compromiso para perfeccionar el sistema de alerta acción. Sin embargo, aunque le falten años de conocimientos y experiencias por aprehender, esta jovencita de medio siglo es un orgullo nacional.

Enlaces directos