Donde convergen pasado y presente

/ 07-05-2012

Al trasmitir la historia de los suceso en los centros de enseñanza, y erigir un mausoleo, el municipio de Segundo Frente, en la oriental provincia de Santiago de Cuba, honra el sacrificio de los caídos en ese territorio durante la contienda contra el régimen de Fulgencio Batista.
El panteón, unido a veinticinco instalaciones ubicadas en los 12 400 kilómetros que abarcó el frente guerrillero, forman el Complejo Histórico de Museos Segundo Frente Oriental Frank País.
Aquí, palmas guardianes velan por la imperturbabilidad de las almas heroicas. Una melodía de fondo compuesta por el reconocido músico cubano Frank Fernández y ejecutada por la Sinfónica Nacional, traslada los sentidos del visitante al espacio donde convergen pasado y presente.


A diferencia de otros mausoleos del mundo, este no tiene delimitado su espacio. Se abre hacia
las Lomas de Mícara, que constituyen su Monumento Natural, en honor a la Columna No. 6,
fundadora del frente bajo las órdenes del entonces comandante Raúl Castro Ruz.
Foto: Bega

Palmas reales al borde de la calle principal personifican dos columnas guerrilleras, que marchan
para rendirle homenaje a sus entrañables compañeros. Foto: Bega

Un salón semisoterrado protege la llama eterna auxiliar. Su techo tiene la peculiaridad de ser el
punto más alto del mausoleo y cumple la función de tribuna. Foto: Bega

Un pasillo central conduce hacia la llama eterna, acompañada de la enseña nacional y una
corona de laureles y olivos forjada en bronce. Foto: Bega

El mármol gris, cubano, reviste los 240 nichos de los combatientes que perecieron
durante las acciones de la campaña militar, de marzo a diciembre de 1958.
Foto: Bega

Este sitio se inauguró el 11 de marzo de 1978, veinte años después de crearse el frente.
Foto: Bega

Las paredes, que protegen los nichos centrales, en su reverso, atesoran los restos de los
fundadores fallecidos después de 1959, y de otros compañeros
destacados en diversas actividades revolucionarias. Foto: Bega

Las cenizas de la heroína del asalto al cuartel Moncada y la Sierra Maestra, Vilma Espín,
descansan en una roca como símbolo de fortaleza de la Revolución. Foto: Bega

Cumpliendo con los deseos del bailarín y coreógrafo Antonio Gades, sus restos yacen en tierra cubana.
Foto: Bega

Enlaces directos