18 de Abril, cincuenta y un años de acero

Por Felipe Salvador Lavado / 18-04-2012

Los tanquistas cubanos son hombres orgullosos de su historia y no es para menos. Desde los primeros días de la Revolución, han estado en la primera línea de combate dejando la piel en la defensa de los ideales más justos de la humanidad.

De la unidad Rescate de Sanguily salieron los tanques que servirían para inclinar la balanza a favor de Cuba el 18 de abril de 1961, durante la invasión mercenaria a Bahía de Cochinos, orquestada y financiada por el gobierno de Estados Unidos.

El arrojo y la convicción de victoria se sobrepusieron a cualquier obstáculo. No bastaron los angostos e intransitables caminos de la Ciénaga de Zapata, ni la poca familiarización de los combatientes con los blindados recién llegados de la entonces Unión Soviética.

Muchos de ellos completaron su entrenamiento en la conducción de los medios durante el trayecto al campo de batalla y dispararon allí por primera vez en sus vidas.

En un discurso, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz dijo de aquellos valerosos guerreros “[…] que en horas de la noche se emplazaron en las orillas del mar frente a los barcos de la escuadra norteamericana, sin miedo, sin vacilación, ¡decididos a cualquier prueba, decididos a cualquier combate!”. Y la victoria fue cierta.

La “caballería de acero” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias”, a cincuenta y un años de aquel día, se presenta más firme y brillante que nunca. Se ha lustrado a lo largo de la historia con las misiones internacionalistas de apoyo a pueblos hermanos en la lucha contra el imperialismo, el apartheid y el coloniaje.

¡Felicidades a los tanquistas! Llegue este humilde homenaje en nombre de sus compañeros de lucha y del pueblo cubano que los respeta y admira.

Enlaces directos