En portada
Guerra de todo el pueblo
Publicado: 01-12-2016 / Por Elvis R. Rodríguez Rodríguez
En el pensamiento político-militar del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, la participación popular en la defensa armada ha constituido un principio permanente. Él proclamó que la Revolución Cubana “[…] ha de ser por encima de todo una revolución de pueblo, con sangre de pueblo y sudor de pueblo”.¹ Bajo ese principio fundó el Movimiento 26 de Julio, seleccionó a los integrantes del Ejército Rebelde y las Milicias Nacionales Revolucionarias. Además, así se ha desarrollado el proceso de completamiento con personal y cuadros en los institutos armados.

Primer Frente José Martí. Fundación, primeras acciones combativas
Publicado: 01-12-2016 / Por tenientes coroneles (r) Jesús Ignacio Suárez Fernández y Martha Verónica Álvarez Mola
Después de una riesgosa travesía, el 2 de de diciembre de 1956, en que estuvieron en peligro de perecer, los 82 expedicionarios del yate Granma desembarcaron en las costas cubanas en las más adversas condiciones; atrás quedaban meses de intenso trabajo, privaciones y sacrificios que permitieron cumplir el ineludible compromiso contraído por Fidel y la vanguardia que encabezaba con la Patria.
Aquel día glorioso se reinició la insurrección armada popular —que había tenido su primera clarinada con las acciones del 26 de julio de 1953— y nació el Ejército Rebelde, el cual encendió la llama de la guerra revolucionaria y abrió el camino del heroico bregar que nos condujo al triunfo del primero de enero de 1959.
Forja de un cubano rebelde
Publicado: 01-12-2016 / Por Ileana Labaut López
“En esa universidad, adonde llegué simplemente con espíritu rebelde y algunas ideas elementales de la justicia, me hice revolucionario, me hice marxista-leninista y adquirí los valores que sostengo y por los cuales he luchado a lo largo de mi vida”.¹
Fidel Castro Ruz
Una mañana, al lado de la Facultad de Filosofía de la Universidad de La Habana (UH), esta reportera de Verde Olivo conversó con la Doctora en Ciencias Históricas, Premio Nacional de Historia en 2008, Francisca López Civeira, motivada por conocer sobre su investigación acerca del tránsito del líder de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz por el centro de altos estudios.
Fidel: Convertir el revés en victoria
Publicado: 01-12-2016 / Por Marta Rojas
Una constante de Fidel como líder máximo de la Revolución es convertir el revés en victoria, aunque, obviamente, no el único gran mérito como revolucionario, ni lo fue como gobernante pero en momentos cruciales siempre fue capa de lograrlo.
La acción fallida de tomar el cuartel Moncada por sorpresa, considerado un fracaso táctico dado el eventual paso, por la acera de la posta Tres, de una inesperada “guardia cosaca” o de recorrido, cuando ya habían entrado en la segunda fortaleza militar de la tiranía los primeros combatientes en automóvil, el 26 de julio de 1953, se convirtió apenas transcurridos dos meses en una victoria estratégica colosal que, paso a paso –indetenible--conducirían al triunfo de la Revolución Cubana el día Primero de Enero de 1959.
Respuesta Contundente
Publicado: 01-12-2016 / Por primer teniente Dalia Isabel Giro López
Transcurrían los últimos días de agosto de 1960 y los participantes en la VII Conferencia de Cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA), reunidos en la capital costarricense, concebían un documento que declarara el “peligro” representado por Cuba para el hemisferio.
Durante este contexto halló coartada la Declaración de San José de Costa Rica, que atentaba contra la soberanía e independencia de la Isla. Su aprobación contó con el consentimiento de la mayoría de los gobernantes corruptos allí reunidos.

Por aqui paso Fidel
Publicado: 30-11-2016 / Por Atilio A. Borón, politólogo y sociólogo argentino
Escribir unas pocas líneas sobre Fidel es una invitación a la vez fascinante y peligrosa. Lo primero, porque se trata de una figura titánica que cubre la segunda mitad del siglo veinte y los primeros años del actual. Lo segundo, porque dadas las inexorables restricciones de espacio, se corre el riesgo de apenas balbucear unas pocas palabras incapaces de hacerle justicia a un personaje que Hegel sin duda lo caracterizaría como “histórico universal”. Cedo ante la tentación y me propongo escribir algo acerca del referido personaje con quien trabé inicialmente contacto hace algo más de treinta años, cuando tuve la fortuna de participar en uno de los cónclaves que él organizara en 1985 sobre el tema de la deuda externa. Pese a que era una convocatoria multitudinaria, a la cual acudieron gentes de toda América Latina y el Caribe, me las ingenié echando mano a mi férrea disciplina militante, para llegar con mucha anticipación a la Sala 1 del Palacio de Convenciones de La Habana, donde se realizó aquella reunión, y sentarme en las primeras filas del vasto auditorio.
Frente a todos los peligros
Publicado: 30-11-2016 / Por primer teniente Dalia Isabel Giro López
Una solicitud periodística me convida a explorar su extensísimo quehacer revolucionario, abordado ampliamente por varios escritores. Mas, resulta imposible evitar la conmoción al redescubrirlo entre disímiles textos, como protagonista de historias.
Disponer, además, de la información que emana de la realidad, permite identificar al hombre que ha enfrentado de manera constante la política agresiva de Estados Unidos contra Cuba, que tras sobrevivir a numerosos intentos de asesinato, mantiene la constancia y supera complejas situaciones; pues Fidel Castro Ruz deviene figura emblemática a nivel mundial.
Cómplice de mil batallas
Publicado: 29-11-2016 / Por primer teniente Sonia Regla Pérez Sosa
Desde sus primeras entrevistas en la Sierra Maestra, al líder de los revolucionarios cubanos, Fidel Castro Ruz, se le reconoce por su traje de campaña.
El color verde olivo de la gorra, camisa y pantalón, se integraba al característico tono del paisaje montañoso, lo que favorecía al factor sorpresa, principio táctico de combate de los rebeldes. Así, en la organización del plan de ataque, la desventaja en cantidad de armas y hombres, era suplida con pericia, astucia y camuflaje.
Tras el triunfo de 1959, el Comandante en Jefe mantuvo este atuendo y lo vistió en casi todos los escenarios, unas veces porque eran constantes las agresiones a enfrentar; otras, por considerarlo un cómplice de mil batallas, ícono de los ideales defendidos por el pueblo cubano.
Enlaces directos