Dr. Luis Díaz Soto

Nació en el poblado de Pedro Betancourt, provincia de Matanzas, el 13 de marzo de 1905 de una familia de clase media.  Sus padres fueron administrador de correos y maestra de enseñanza primaria.

Cursó los primeros grados en una modesta escuela del Centro de Dependientes en la ciudad de La Habana. Pasó después al colegio de Belén hasta que ingresó en el bachillerato en el Instituto de La Habana, donde se graduó de Bachiller en Ciencias y Letras en 1922, con 17 años.   Ese mismo año ingresó a la facultad de medicina de la Universidad de La Habana. Fue alumno interno en el Hospital Calixto García y después en la clínica Fortun.  Una vez graduado, en 1929, ejerció como  médico interno en la mencionada clínica entre 1930 y 1932. Allí se desempeñó como anestesista, auxiliar de cirugía, especialista en enfermedades del corazón y vasculares, así como especialista en nutrición.

En 1932 formó parte de las primeras organizaciones médicas de La Habana, desde el Instituto Clínico donde fungía como médico interno de visitas nocturnas domiciliarias. Trabajó en los departamentos de metabolismo, drenaje, laboratorio y Rx.  A su cargo estuvo también la organización del Departamento de Farmacia.

Fue médico de los servicios municipales de La Habana (casa de socorro) desde 1933 hasta 1935. Fue expulsado por su participación en la huelga médica de ese año.  Ingresó en el Partido Comunista de Cuba en 1935 y en junio de 1937 formó parte del grupo de combatientes cubanos que participó en la guerra del pueblo español contra el fascismo. Fue nombrado Cirujano Jefe del Batallón americano Lincoln-Washington  con el grado de teniente y ascendido posteriormente a  capitán, el 29 de marzo de 1938, por su comportamiento ejemplar y heroico.  Estuvo en los frentes de Teruel, Belchite, Brunete, tomando parte en numerosas operaciones militares. Adquirió experiencia como  médico-militar y organizador.

A su regreso de España se incorpora de nuevo a las actividades del Partido Comunista  y al constituirse el Partido Unión Revolucionaria Comunista es elegido miembro de su Comité Ejecutivo.  Por ese Partido es elegido delegado a la asamblea constituyente.

Asumió en 1940 la dirección del Centro Benéfico de los Trabajadores de Cuba por su  sentido de responsabilidad, sus conocimientos integrales de medicina, su experiencia y cualidades como dirigente y organizador.
Publicó varios trabajos. Impartió cursos de superación para técnicos.  Instituyó el trabajo médico en equipos, las discusiones de casos, la utilización del valor científico de las autopsias y concedió, desde ese nivel, becas para estudiantes de medicina de provincias.  Fue un apasionado lector y asiduo visitante de librerías.  Como médico  fue muy humano.  Tenía el propósito de escribir un libro sobre Historia de la Medicina en Cuba.

or sus actividades comunistas fue conducido varias veces al Buró de Represión de Actividades Comunistas y fichado en el Servicio de Inteligencia Militar.

Gravemente enfermo, vivió los últimos años de su vida bajo presión policíaca en una semiclandestinidad, siempre pendiente de los acontecimientos y  mantuvo su firmeza política y su fe en la causa del proletariado.  Murió el 23 de noviembre de 1958, 38 días antes del amanecer victorioso del 1ro. de enero de 1959.

Fue un ejemplo de profesional médico y un organizador de salud. Al decir de Juan Marinello, fue el más esclarecedor orientador del servicio asistencial de nuevo tipo como antecedente de lo que hoy se realiza, fue un incansable luchador revolucionario y un combatiente internacionalista destacado.

Enlaces directos