Un altruista sin límites en su bondad
Publicado:2017-08-23 00:00:00 /Autor: Por: Teniente coronel Orlando Cardoso Villavicencio
Durante mis casi once años de encierro en una celda de Somalia, un tema desbordaba mi realidad con matices desenfrenados. Más que la soledad con sus dementes consecuencias; más que la desesperación de un calabozo oscuro, carente de toda bondad material; más que las consecuencias de la agonía de hombres sometidos a salvajes torturas a tres metros de distancia, había enfoques espirituales que remontaban mis esperanzas a mi querida patria y, sobre todo, a la garantía de que mis dirigentes, y en especial el Comandante en Jefe, el mismo que me había enseñado a ser internacionalista, estuvieran tejiendo maniobras diplomáticas, o de cualquier tipo, en pos de mi libertad. Mi amor y confianza sin límites en él, demandaban una reciprocidad.

CRÓNICAS

La forja del soldado (parte final)
Publicado:2017-08-07 00:00:00 /Autor: Por coronel (r) René González Barrios
La historia
En los momentos iniciales de su vida, nutrió Fidel su acervo militar. La historia, como inagotable manantial de enseñanzas, le mostró el camino de la victoria. La analizaba minuciosamente, hasta en sus más mínimos detalles, para interpretarla con profundidad y convertirla en una inigualable arma de combate. Devorador de cuanto libro de la epopeya cubana del siglo XIX cayó en sus manos, supo sacar de ellos lecciones útiles para emprender el camino victorioso de la Revolución socialista que organizó y dirigió triunfal. De su análisis y materialización, surgió un pensamiento militar creador, dialéctico y flexible que ha revolucionado y adecuado los conceptos del arte militar a las condiciones concretas de nuestro país.

CRÓNICAS

La forja del soldado (segunda parte)
Publicado:2017-08-04 00:00:00 /Autor: Por coronel (r) René González Barrios
Cayo Confites
Desde 1946, un grupo de emigrados dominicanos con Juan Rodríguez y Juan Bosch a la cabeza, organizaban en Cuba con apoyo del gobierno de Ramón Grau San Martín, una expedición internacional para derrotar al tirano Chapitas, como era llamado el dictador dominicano. A mediados de 1947, la travesía era prácticamente un hecho, y en cayo Confites, a unas sesenta millas al norte de la provincia de Camagüey, 1 200 hombres se entrenaban militarmente para partir al combate. La inmensa mayoría eran dominicanos, venezolanos, puertorriqueños, guatemaltecos y cubanos.

CRÓNICAS

Una carga para matar bribones
Publicado:2017-07-22 00:00:00 /Autor: Comentario
Cuando parecía que el Apóstol iba a morir en el Año de su Centenario y que de Rubén Martínez Villena no se hablaría jamás, un grupo de jóvenes encabezados por Fidel Castro Ruz se impuso la misión de que Martí no fuera más de mármol y de piedra y que Rubén volviera a la tribuna con su Mensaje Lírico Civil.
Otro poeta, Raúl Gómez García, había leído ante los valientes sus vibrantes versos en aquel amanecer del 26 de julio de 1953, que bien pudo ser el de Yara o el de Baire: Ya estamos en combate, cantaba el Poeta de la Generación del Centenario en la Granjita Siboney, minutos antes de partir todos a tomar el cielo por sorpresa.

CRÓNICAS

Santiago de Cuba: el sueño cumplido en el Moncada
Publicado:2017-07-21 00:00:00 /Autor: Por coronel Gustavo Robreño Díaz
Ante el tribunal que lo juzgó por su responsabilidad en el levantamiento revolucionario del 26 de julio de 1953, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz destacó el “valor, civismo y coraje” del pueblo de Santiago de Cuba. En su vibrante alegato de autodefensa el líder de la Revolución cubana fue categórico en afirmar: “[...] si el Moncada hubiera caído en nuestras manos ¡hasta las mujeres de Santiago de Cuba habrían empuñado las armas![...]”.
Y no era aquella una convicción fundada únicamente en la exaltación de la heroicidad colectiva y anónima, protagonizada ese día por tanta gente humilde, en cualquier esquina de sus empinadas calles. Tal aseveración tenía antecedentes muy hondos, desoídos –eso sí– como era usual entre los políticos y la prensa de entonces.

CRÓNICAS

Con nombres de mujeres
Publicado:2017-07-19 00:00:00 /Autor: Por Isaura Diez Millán
Un soldado ayuda a Haydée Santamaría en la estación de trenes. Ella le agradece por cargar sus maletas. El equipaje pesa, pero para el uniformado resulta muy agradable asistirla. No puede imaginar que en sus manos estén las armas del asalto.
Abel la mira atónito, sin saber las consecuencias. Camino a la granjita Siboney reprende la travesura. Mientras, en La Habana, Melba Hernández adquiere una caja de gladiolos para ocultar escopetas, su destino también era Santiago de Cuba. Las amigas, separadas, albergaban la angustia de quedar fuera de las acciones. A la hora cero, ambas tenían el derecho a participar.

CRÓNICAS

Sorpresa uniformada
Publicado:2017-07-17 00:00:00 /Autor: Por Sonia Regla Pérez Sosa
La llegada a la granjita Siboney de los primeros revolucionarios, coincidió con el fin del acondicionamiento de los uniformes y las insignias por parte de Melba Hernández y Haydée Santamaría. Estos medios estuvieron escondidos en un falso techo de la casa durante algún tiempo y, posteriormente, se emplearon para camuflar a los jóvenes asaltantes a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.
En la organización del plan de ataque, la desventaja en cuanto a las armas y la cuantía de hombres sería suplida con pericia, astucia y audacia. Así surgió la idea de usar los mismos atuendos del enemigo para ejecutar la acción inicial.

CRÓNICAS

Perseverar hasta la Muerte
Publicado:2017-07-11 00:00:00 /Autor: Por Héctor Arturo
A pocos días del golpe militar de Fulgencio Batista, ya Fidel sabía que a la fuerza reaccionaria había que responder con la fuerza revolucionaria. Utilizó las llamadas vías políticas para enfrentar a la oprobiosa dictadura de sargentos convertidos en generales de la noche a la mañana; mas, las puertas se fueron cerrando. Solo quedaba una. Pero era necesario abrirla para rescatar la libertad mancillada, y dar inicio a la definitiva independencia de la Patria. Jamás cejó en su empeño. Siempre, aun en los instantes más difíciles, mantuvo incólume su fe en la victoria, su seguridad en que si el pueblo se sumaba a la lucha, todo sería posible.
Inició su tarea titánica de agrupar hombres puros, honrados, valientes, decididos, patriotas, fieles y martianos, que echarían a andar las ruedas de la historia, detenidas en el tiempo por corruptos, ladrones, malversadores, torturadores y asesinos con ansias de poder y de enriquecerse a costa de la miseria, las enfermedades, el hambre, el sudor y la sangre del pueblo.

CRÓNICAS

Pero Nemesia no llora
Publicado:2017-05-02 00:00:00 /Autor: Por Héctor Arturo
El Indio Naborí describió su dolor en la hermosa y triste Elegía de los zapaticos blancos: aquella niña vio caer muerta a su madre, vio sangrando a sus hermanitos y vio agujereados los primeros zapatos que calzaba en la vida. Cinco décadas han pasado de aquel crimen yanqui, pero Nemesia no llora.
No llora Nemesia porque ya no le quedan lágrimas, tras cincuenta años de llorar a su madre masacrada por la aviación mercenaria. No llora, es cierto. Pero le tiembla la voz cuando vuelve a relatar loocurrido, que se grabó para siempre en sus pupilas entonces infantiles.

CRÓNICAS

Un antimperialista convencido
Publicado:2017-02-04 00:00:00 /Autor: Por: Héctor Acturo
Todavía los hay que buscan y rebuscan, para tergiversar el pensamiento del Apóstol, en el afán de doblar la cerviz e hincar las rodillas ante todo lo que huela a yanqui.
Sin embargo, misión imposible la de estos que padecen desde la cuna del pecado original y son sietemesinos, porque no tienen fe en su Patria.
Han llegado, incluso, a la desvergüenza de rendir homenaje al Bin Laden de Nuestra América en la fecha del natalicio del Autor intelectual del Asalto al Cuartel Moncada.
Otros piden a gritos que las bombas yanquis y de la Otan caigan sobre las cabezas de sus propios familiares, con tal de sumarse como una estrella más a la bandera del imperio.

CRÓNICAS

Enlaces directos