Ejercicios Moncada

Coronel Ramón Pasanaut Suárez

Dentro del Sistema de Preparación del Personal para la Defensa de Cuba, desempeñan un papel muy importante los ejercicios denominados convencionalmente Moncada. Estos constituyen la forma superior y más compleja de la preparación de los jefes y órganos de dirección y de mando, entre uno y otro ejercicio estratégico Bastión.

La esencia de los ejercicios Moncada consiste en que los participantes cumplen sus funciones, ubicados en una situación que, como norma, transcurre en tiempo y se va incrementando o cambiando constantemente, lo cual puede suceder hora tras hora, o mediante saltos operativos. En él participan unidades representativas de las armas y los aseguramientos. Además, se realizan actividades prácticas con unidades e instituciones del Ministerio del Interior y del componente no armado, en el contexto de la Defensa Territorial.

Generalmente, estos ejercicios se ejecutan en el terreno, mediante la ocupación de los puestos de dirección y de mando de práctica.

Los más complejos e instructivos son aquellos en los que participan órganos de dirección y de mando de las estructuras militares y del componente no armado, ya que permiten intercambiar información, organizar la cooperación, y demás medidas que incluye la dirección de la defensa y el mando de las tropas, en las condiciones más cercanas a la realidad de la guerra.

Estos ejercicios de jefes y órganos de dirección y de mando, táctico-operativos, son aquellos ejecutados en el territorio de cada ejército, bajo la dirección de su jefe. Para controlar el trabajo de los participantes, se crea un aparato de árbitros, y cuando la situación lo exige se designan, además, representantes del dirigente.

También se llevan a cabo, de forma independiente, en una provincia, bajo la dirección del Presidente del Consejo de Defensa Provincial y el Jefe de la Región Militar, respectivamente. Cuando se conciben así, el Estado Mayor del Ejército debe crear una idea única a partir de la cual, cada dirigente del ejercicio elabora su Plan de Realización, siempre aprobado por el jefe del Ejército. Además, el dirigente ejecuta las actividades metodológicas y de organización que requieren los ejercicios con estas características.

Para controlar el trabajo de los participantes, se crea el aparato de árbitros. Mediante este, el Presidente del Consejo de Defensa Provincial controla los órganos de dirección del componente no armado, mientras que el jefe de la Región Militar comprueba a los jefes y órganos de mando.

En los últimos años, los ejercicios de jefes y órganos de dirección y de mando más conocidos son: Moncada 2007, que consistió en la realización de cinco ejercicios, ejecutados en el territorio de los ejércitos Occidental y Central, sobre la base de una idea única, y Moncada 2008, llevado a cabo en el Ejército Oriental.

Enlaces directos