Centros de Gestión para la Reducción del Riesgo

Un instrumento a disposición de los gobiernos locales
La iniciativa cubana sobre la creación de los Centros de Gestión para la Reducción del Riesgo (CGRR) facilita a los gobiernos locales monitorear, disminuir las vulnerabilidades en ese nivel. Favorecen asimismo el proceso de compatibilización y promueven acciones de capacitación y preparación de los órganos de dirección y la comunidad.

Estos centros constituyen también un mecanismo para reforzar el quehacer del Sistema de la Defensa Civil dirigido a reducir las consecuencias de desastres,  con la participación intersectorial de organismos y órganos estatales, organizaciones no gubernamentales y las agencias de la organización de las Naciones Unidas.

La Directiva No.1 del vicepresidente del Consejo de Defensa Nacional para la planificación, organización y preparación del país ante situaciones de desastre, del 20 de junio de 2005, modifica algunas medidas frente a tales situaciones. Propone transitar del conocimiento del peligro, a la estimación del riesgo como probabilidad de que el evento se convierta en desastre. De esta manera, dicho cálculo facilita una respuesta y recuperación más objetiva y detallada. Además, propicia a la sociedad mejores condiciones para enfrentar eventos peligrosos, al reducir las vulnerabilidades frente a los mismos.

La mencionada Directiva No. 1 de 2005, dispuso los procedimientos para determinar el riesgo asociado a cada peligro. Actualmente, se realizan estos estudios de manera progresiva. Sin embargo, las investigaciones más avanzadas se producen en los territorios de mayor vulnerabilidad.

Conocer las vulnerabilidades puntualmente, permite a los gobiernos locales planificar recursos materiales y financieros para su paulatina reducción, hasta alcanzar niveles aceptables para el desarrollo sostenible  territorial.

Prevenir y mitigar los desastres
Los CGRR fortalecen el trabajo de prevención en los municipios más sensibles. Recopilan y conservan estudios. Facilitan la organización y cumplimiento de medidas para atenuar desastres. Fomentan una cultura de percepción del peligro. Previenen y mitigan consecuencias en la población, recursos económicos y la infraestructura del territorio. Además favorecen una constante actualización de la situación mediante especialistas a nivel local.

Integran los CGRR grupos multidisciplinarios de instituciones estatales acreditadas y especialistas de diferentes sectores del territorio, quienes analizan y evalúan periódicamente peligros y factores capaces de ocasionar una situación de desastre. Proveen al gobierno municipal o provincial, los datos precisos para la toma de decisiones.

Un principio de funcionamiento es la adecuada organización del trabajo, sustentado en la cohesión, la búsqueda ininterrumpida de todo cuanto constituya peligro en la localidad.

El grupo multidisciplinario del territorio emplea la Guía y otras metodologías aprobadas por el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, así como las bases de datos y cartográfica, a fin de ejecutar y cumplir las misiones.

Evaluación con garantía

Los Centros de Gestión para la Reducción del Riesgo poseen un equipamiento acorde con las exigencias mencionadas. Disponen de: computadoras con múltiples accesorios, no menos de dos equipos telefónicos, planta eléctrica portátil de 2,3 kilowatts, televisor, radio de comunicaciones (onda corta y muy corta), radios portátiles de comunicación, radiograbadora, lámpara de emergencia recargable, cámara digital, linternas, pizarra acrílica (90 x 12), módulo de capas, botas y cascos de seguridad. Cuentan con los cientistas y analistas del grupo multidisciplinario. El conocimiento de estas personas sobre la localidad permite evaluar las necesidades informativas de los órganos de la Defensa Civil y de los dirigentes territoriales para la toma de decisiones oportunas y eficaces, en interés de proteger la población y los recursos económicos.

Cuba reconoce los peligros por su génesis y características. Cada uno requiere del análisis y tratamiento específico o diferenciado. Existen los recurrentes: presentes cada año, en un período específico, como los huracanes, depresiones tropicales, penetraciones del mar e intensas sequías.

Se identifican los que pueden originar epidemias, epizootias, epifitias y plagas cuarentenarias, accidentes catastróficos del transporte, accidentes con sustancias peligrosas, explosiones de gran magnitud, incendios de grandes proporciones en áreas rurales, instalaciones industriales y construcciones sociales, derrumbes de edificaciones, derrames de hidrocarburos, sismos, deslizamientos del terreno, ruptura de obras hidráulicas y otros.

Enlaces directos