La lucha contra el bandidismo en Cuba

Teniente coronel Jorge Hernández Garaboto, Primer Investigador del Centro de Estudios Militares

A partir del triunfo revolucionario del 1ro. de enero de 1959, el gobierno de Estados Unidos estructuró una campaña de prensa para desacreditar a la Revolución. Al fracasar, fue sucedida por fuertes presiones diplomáticas; crecientes agresiones económicas y la organización, fomento y desarrollo de la contrarrevolución interna y externa. Para fines de octubre, Eisenhower ordenó la elaboración de un Programa de acciones encubiertas contra el régimen de Castro. Entre sus líneas de acción, este incluía el fomento del terrorismo a través de atentados, sabotajes y actos vandálicos perpetrados por bandas contrarrevolucionarias en distintas provincias.

Las primeras bandas en el Escambray fueron combatidas con éxito por escuadrones de la Policía Rural Revolucionaria y milicias obreras y campesinas. Pero, en julio de 1960, ante nuevos y mayores alzamientos, el Comandante en Jefe ordenó la movilización de campesinos de la región señalada hacia el Hoyo de Manicaragua, con el fin de organizarlos bajo el mando de oficiales del Ejército Rebelde, en la lucha contra los bandidos. Como Jefe de Operaciones fue designado el comandante Manuel "Piti" Fajardo. Pronto comenzaron las acciones, incrementadas a partir de agosto, debido a los nuevos alzamientos auspiciados por la CIA. No obstante, en octubre, habían sido capturados 102 bandidos y numerosos colaboradores.

Ante un posterior aumento del número y la actividad de las bandas y la inminencia de una agresión imperialista en gran escala, la Revolución desarrolló la Operación Jaula, conocida popularmente como Limpia del Escambray. Ochenta batallones de las Milicias Nacionales Revolucionarias salieron rumbo al Escambray, unos 60 mil obreros y campesinos de todo el país, quienes operaron entre diciembre de 1960 y marzo de 1961. Dichas fuerzas desarrollaron operaciones que neutralizaron 420 alzados, de ellos 39 muertos y 381 prisioneros, incluidos seis de los 10 principales jefes de bandas. La Limpia del Escambray fue el bautismo de fuego para muchos batallones de milicias que combatirían, inmediatamente después, en la Batalla de Playa Girón.

Tras Girón, los bandidos que habían quedado dispersos en el Escambray recibieron un nuevo apoyo de la CIA. Se reorganizaron e iniciaron una serie de asesinatos. Así conformaron, solo en Las Villas, 41 bandas integradas por unos 500 hombres. En el resto del país operaban más de 30 grupos, y en dos ocasiones las bandas llegaron a proliferar en las seis provincias de entonces.

Debido al nuevo auge de los alzados en la región central cubana, la dirección de la Revolución decidió crear, el 13 de septiembre de 1961, las Regiones Militares A y B en los territorios del Escambray y Corralillo, respectivamente. Se asentaban así las bases para que el 3 de julio de 1962, fuera creada la Sección de Lucha Contra Bandidos (LCB) por el Comandante Juan Almeida, en el Ejército del Centro. El 17 de ese mes el comandante Raúl Menéndez Tomassevich, jefe de esa sección, ordenaba crear los sectores de operaciones de la región central.

La Sección de LCB fue el resultado de la experiencia acumulada por la Revolución en la lucha contra las bandas contrarrevolucionarias. Su surgimiento marcó un salto cualitativo en el desarrollo de esta forma específica de lucha. En ese fragor se fue perfeccionando un sistema de enfrentamiento que logró unir el esfuerzo del pueblo y las instituciones políticas, sociales y de masas. En particular se relacionaron las FAR y el Minint en la tarea de derrotar la guerra sucia desarrollada por el imperialismo norteamericano contra Cuba, bajo el manto de una virtual guerra civil.

Entre 1959 y julio de 1965 se liquidaron las 299 bandas que actuaron en el país. Estas agruparon en sus filas a 3 995 forajidos. En las acciones militares desarrolladas contra ellas, perdieron la vida 549 combatientes revolucionarios y varios cientos fueron heridos. El costo de las operaciones para el Estado cubano osciló entre quinientos y ochocientos millones de pesos.Desde 1959 hasta julio de 1965, cuando se liquidó la última banda de las

La victoria contra las bandas contrarrevolucionarias fue el resultado de la incorporación del pueblo a la lucha, bajo la certera guía del líder histórico de la Revolución. El 26 de julio de 1965, el Comandante en Jefe declaró exterminadas las bandas que servían a los intereses del imperialismo norteamericano.

Enlaces directos