La agresión radioelectrónica a Cuba

Este tipo de agresión fue de las primeras empleadas por EE.UU. contra el país, pues el 17 de marzo de 1960, en una reunión en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el presidente Eisenhower aprobó un plan presentado por la CIA bajo el título Un programa de acciones encubiertas contra el régimen de Castro que, además de acciones terroristas y de otro tipo, proponía crear una estación de radio de onda media para transmitir propaganda sucia hacia Cuba. Esta inició oficialmente el 21 de marzo, con la salida al aire de una emisión de la Voz de las Américas (VOA), en español.

Menos de dos meses después, el 17 de mayo, EE.UU. puso en el aire otra emisora subversiva nombrada Radio Swan, cuyos gastos mensuales, según documentos hechos públicos en 1980, eran de cuatrocientos a quinientos mil dólares mensuales. La programación diaria estaba entre ocho y doce horas.

Durante la agresión por Playa Girón, Radio Swan apoyó las comunicaciones de los invasores. Posteriormente, en la Crisis de Octubre de 1962, empleó emisiones desde Cayo Marathon y Sugar Loaf para transmitir propaganda anticubana, junto a otras emisoras comerciales del sur de la Florida.

Después del fracaso de ambas acciones, continuó sus emisiones contra Cuba, ahora con la emisora Radio de las Américas, nuevo nombre que recibió Radio Swan. Uno de sus programas era Cita con Cuba, concebido para auditorios cubanos. Otras plantas en Carolina del Norte y el sur de la Florida, transmitían en ruso para los técnicos soviéticos que trabajaban en la Isla.

Entre 1974 y 1979 se mantuvo una relativa calma en el espectro radioelectrónico, aunque la VOA continuaba su programación hacia América Latina. Con la llegada al poder de la agresiva administración de Ronald Reagan, en la década de los ochentas del siglo pasado, el Programa de Santa Fe, trazó las directrices para crear una emisora radial bajo la responsabilidad del gobierno estadounidense, que transmitiría unas sesenta horas diarias contra Cuba.

En 1989, durante la administración de Bush (padre), la cámara y el senado aprobaron resoluciones que autorizaban la creación de una estación de televisión anticubana, que comenzó a transmitir el 27 de marzo de 1990.

Inicialmente, las señales de la teleagresión se originaban en estaciones terrenas, desde donde se enviaban a satélites NSS-806 e HISPASAT-1C; luego pasaban a un aerostato cautivo, ubicado en Cudjoe Key, Florida, y de ahí a Cuba.

El 20 de mayo de 2003, una nueva plataforma militar, un avión EC-130 Commando Solo de la 193 Ala de Operaciones Especiales de la Guardia Nacional de Pennsylvania, diseñado para realizar emisiones de radio y televisión como parte de las operaciones psicológicas en tiempo de guerra, transmitió una alocución televisiva irrespetuosa y ofensiva del presidente W. Bush, hacia el pueblo cubano.

Entre las medidas agresivas de la llamada Comisión para asistir a una Cuba libre, presentada por Bush en mayo de 2004, está contenida la utilización de un avión militar para realizar transmisiones radiales y televisivas contra nuestro país.

Siguiendo esa directriz, a partir del 21 de agosto de 2004, comenzaron las transmisiones sistemáticas de los EC-130, una vez por semana, y dos años después, en agosto de 2006, el gobierno adquirió un avión bimotor civil Gulfstream G-1, desde el cual realiza trasmisiones casi a diario, contra nuestro país, violando todas las normas y reglamentos internacionales. En más de veinticinco ocasiones, el EC-130J y el G-1, han operado simultáneamente.

En la actualidad, contra Cuba transmiten informaciones subversivas, unas quince emisoras a través de treinta y cuatro frecuencias radiales y televisivas enemigas, que suman un total de dos mil 348 horas semanales.

No obstante, las supuestas intenciones de cambios de la nueva administración de EE.UU. hacia Cuba, en el presupuesto solicitado al Congreso para el 2010, se mantiene una partida de 32,2 millones de dólares con el fin de continuar las transmisiones de la televisión anticubana.

A pesar de esos millonarios recursos y el derroche tecnológico desplegado por el enemigo, la habilidad de nuestros ingenieros ha permitido interferir esas transmisiones de forma eficaz, a los pocos minutos de haberse iniciado.

Enlaces directos